Ruta pedagógica de educación para la Paz

el .

Vanessa Cabrera Martínez

Asesora – Estrategia de Educación Ciudadana
Corporación Viva la Ciudadanía

“Educación para la paz una herramienta de construcción en los territorios”

El acuerdo de paz abre una ventana estratégica para activar profundas transformaciones sociales, políticas y culturales que tienden a superar las distintas formas de violencia en el país. Como ciudadanía debemos empezar a construir un lenguaje para la paz, que implique nuevos imaginarios y percepciones, es por esto que la Educación para la paz se convierte en una herramienta para la construcción de nuevos procesos y modelos en los territorios.

Cuando hablamos de educación para la Paz hacemos referencia a la transformación de miradas a través de las cuales interpretamos y damos sentido a la realidad en la que transitamos, que den cuenta de nuevas prácticas en materia de educación construidas desde y para los territorios.

Pedagogía territorial: (Concepto desarrollado por Alicia Cabezudo) esta autora nos invita a pensarnos la educación para la paz desde un enfoque de pedagogía que implica el reconocimiento de un cuerpo de conocimientos, habilidades, aptitudes y capacidades construidos socialmente por todos los actores del quehacer educativo en cada región, a partir de los siguientes focos Institucionalidad- familia- entorno- escuela de una manera integral. Es decir que la escuela está en sintonía con la dinámica territorial, otros conocedores del tema como “Otra Escuela” señalan la necesidad del fortalecimiento de las identidades regionales desde perspectivas étnicas y territoriales, atender a la interculturalidad a partir de que la diversidad de culturas e identidades en un mismo espacio sociogeográfico y cultural es una realidad que se debe apostar desde el diálogo.

En éste sentido tendríamos dos retos para la implementación de la pedagogía territorial en las regiones: el primero hace referencia a todo un trabajo de fortalecimiento institucional que contenga un componente de participación ciudadana con capacidad de involucrar de manera activa a todos los pobladores para el diseño de propuestas y que se materialicen en planes territoriales de educación para la paz. El segundo hacia la formación de ciudadanía para la paz, orientada a la legitimación de derechos y a la deliberación ciudadana.

Modelos pedagógicos: en los territorios se debe promover el diseño e implementación de metodologías socioemocionales, de recuperación de memoria, reconciliación, habilidades para la vida, arte y juego, todo un abanico de alternativas que se ajusten a las dinámicas de los territorios como lo han sustentado algunos especialistas en el tema de educación para la paz: los territorios están vivos y es en los espacios de referencia como la escuela y el entorno donde se gestan las iniciativas. Por tal razón las costumbres, las tradiciones y todos los saberes culturales de una región permean experiencias constructoras de Paz.

Es importante señalar que todos los dispositivos pedagógicos que se construyan deben hacer parte de laboratorios ciudadanos de Paz en las regiones y para esto se requiere hacer ejercicios permanentes de sistematización de experiencias. Un reto importante en éste campo es estimular la investigación en educación en Derechos Humanos y culturas de Paz para que alimenten los laboratorios ciudadanos.

Cultura de Paz: no podemos hablar de una educación para la Paz si no empezamos a construir y a cultivar un nuevo conjunto de relaciones entre los niños, niñas, hombres y mujeres que viven y conviven en el país, relaciones basadas en el reconocimiento y promoción de los Derechos Humanos, en el respeto profundo de la diversidad de género, étnica, racial, identidad sexual y edad, entre otras; en la tramitación civilista de los conflictos y en la no-violencia como principio fundamental de las relaciones entre los ciudadanos y las ciudadanas con las instituciones y el ambiente.

Prácticas ciudadanas: la educación para la paz requiere de ejercicios permanentes en los territorios. La ciudadanía debe empezar a generar acciones continuas que impliquen niveles de cambio y transformación progresiva. Hay que actuar sobre el entorno para la reconstrucción del tejido social y en las regiones están las herramientas, hay que habilitar las condiciones para darle el uso adecuado.

Como ciudadana de paz quiero invitar a que empecemos a gestar en cada región nuevas prácticas ciudadanas, hagamos uso de todo nuestro andamiaje cultural y saber popular y pongamos en escena a la Paz.

Viva en Facebook

Viva en Twitter

Nice Social Bookmark

FacebookMySpaceTwitterDiggDeliciousStumbleuponGoogle BookmarksRedditNewsvineTechnoratiLinkedinMixxRSS FeedPinterest

Socios

logo enslogo forologo casa mujerlogo conciudadanialogo cineplogo regionlog podionlog corfas